La “reforma” del Sistema de Pensiones es fundamentalmente una transferencia masiva de renta de las clases más pobres hacia las más ricas. En 30 años el número de retirados se duplicará, pero, con la “reforma”, el porcentaje de PIB que se asignará a pensiones no crecerá, dentro de 30 años será similar al de hoy, entre un 9% y un 10% del PIB.

Otro efecto igual de perverso es el impacto de la “reforma” sobre el paro.

Hace unos días el Sr. Recarte publicó un precioso artículo en Libertad Digital sobre la evolución del empleo y el paro en España en la época de la DEMOCRACIA. La conclusión más impactante es que el empleo privado de 1974 al 2011 creció una media de 58.000 personas al año.

Es una pena que el Sr. Recarte no analizara el impacto de la “reforma” del sistema de pensiones sobre el paro. El impacto es una catástrofe. El número de los que dejan de retirarse será mayor que la media de creación de empleo.

El incremento de la edad de jubilación en dos años se hará incrementando esta en 2 meses por año, empezando en el 2013 hasta completar los 2 años hacia el año 2025. Esos 2 meses extra de trabajo significan 90.000 personas por año que dejarán de jubilarse y que impactarán directamente sobre el paro. Si la media de creación de empleo se mantiene en 58.000 personas al año, el paro aumentará 30.000 personas al año debido al incremento de la edad de jubilación.