PDA

Ver la versión completa : EXPANSION:



arribista
10/11/2010, 14:18
EXPANSION 10-11-10

Las algas ofrecen una doble ventaja para producir biocombustibles y absorber dióxido de carbono.
Sheila McNulty.Finacial Times

Cuando ExxonMobil, la mayor petrolera de EEUU, se asoció el año pasado a Craig Venter, pionero en el estudio del mapa del genoma humano, para emprender una investigación (financiada con 430 millones de euros) que produjera biocombustible a partir de las algas, la operación impulsó las extracciones ya en marcha.
"Es algo enorme", afirma el CEO de OriginOil, Riggs Eckelberry, que ha desarrollado una tecnología para transformar las algas en biocombustible. Lo que dice es: 'Mira, esto es real'". Este mensaje está reforzado por el hecho de que otras grandes compañías como Chevron, Royal Dutch Shell y BP, así como Valero, la mayor refinería estadounidense, también han invertido en algas.

Programa
Chevron, por ejemplo, está llevando a cabo un programa de investigación y desarrollo en colaboración con el laboratorio nacional de energías renovales, dependiente del Departamento de Energía de EEUU, para mejorar la tecnología que produce combustibles líquidos a partir de algas. Con todo, los analistas ven todo esto como un voto de confianza, con resultados a la largo plazo, en el potencial de dichas plantas.

"Las grandes petroleras se están involucrando y podrían impulsarlo, pero las algas sólo son viables si el crudo está muy caro", asegura Jonathan Dison, directivo de Bender Consulting. Incluso si se desarrolla esta técnica, afirma, no es probable que las algas supongan más que el 2%-5% del suministro energético. Pero Eckelberry ve en las algas algo más que un posible combustible: pueden alimentarse de carbono y, por tanto, reportar un doble beneficio a las compañías, reduciendo sus emisiones con algo que puede ser reconvertido en combustible.

El 6 de octubre, OriginOil afirmó haber comenzado una alianza estratégica con MBD Energy, una empresa australiana de tecnología que fue su primer cliente y también pionera en el uso de algas para captar dióxido de carbono. Las empresas planean trabajar juntas para desarrollar sistemas a gran escala que favorezcan que estas plantas absorban dióxido de carbono procedente de centrales energéticas basadas en el carbón y otros grandes emisores de gas invernadero, y después utilizar las algas como materia prima para biocombustibles. Aunque se están haciendo esfuerzos similares en países como Australia, donde estará radicado este proyecto, Eckelberry afirma que los contaminantes no están recibiendo la misma presión para "hacer algo" respecto al dióxido de carbono.